Tendinopatía de Rotuliano

La Tendinopatía rotuliana (TR) ha sido definida como el dolor y disfunción en el tendón rotuliano. Clínicamente, se presenta con dolor anterior en la rodilla localizado, que incrementa con tareas de carga tales como subir/bajar escaleras, saltar, levantarse de la silla o estar mucho rato con la pierna flexionada (Rudavsky & Cook, 2014).

Aunque otras patologías como el síndrome femoropatelar o las Hoffitis pueden dar dolor en la cara anterior de la rodilla, la TR se caracteriza por un dolor localizado en el polo inferior de la rótula y que aumenta con el incremento de la carga en actividades que requieren la capacidad de almacenaje y liberación de energía del tendón (Malliaras, et al. 2015).

La clave para manejar esta lesión será crear un plan de tratamiento efectivo para reducir el dolor del paciente y progresivamente devolver la función adecuada al tendón.

Para ello, basamos nuestro tratamiento en un programa de incorporación de la carga progresiva al tendón basado en 5 fases:

Carga Isométrica, Carga Isotónica, Carga de Almacenaje de Energía, Vuelta al Deporte y Mantenimiento (Malliaras et al. 2015; Mascaró et al. 2018).

FASES  DE REHABILITACIÓN:

FASE 1: CARGA ISOMÉTRICA

Los ejercicios isométricos han sido demostrados como una herramienta válida para disminuir el dolor en tendinopatías rotulianas. Llegando a 5×45’’ de activación isométrica al 70% de la máxima contracción voluntaria (MVC) (Rio, et al. 2015).

FASE 2: CARGA ISOTÓNICA

Ejercicios que ayuden a restaurar la masa y fuerza muscular recuperando el rango de movimiento funcional. Preferentemente mediante ejercicios unipodales con intensidades medias (15RM) e ir aumentando progresivamente (6RM).

FASE 3: CARGA DE ALMACENAJE DE ENERGÍA

Introducción de ejercicios de potencia y pliometrías. En esta fase se aplican tareas más específicas para el deporte, con lo que será muy importante conocer las demandas de cada deportista en función de su posición. 

Se recomienda ser capaz de realizar de 4-8 reps con el 150% de su propio peso en un leg press a una pierna para iniciar esta fase. (Malliaras, et al. 2015).

FASE 4: VUELTA AL DEPORTE

Podemos volver a entrenar una vez seamos capaces de realizar las tareas de la fase 3 (3 veces/semana) sin que aumenten los síntomas en las 24h posteriores. La vuelta al deporte debe ser progresiva y dejando suficiente tiempo de recuperación entre sesiones para descargar bien el tendón.

FASE 5: MANTENIMIENTO

Realizar una pauta de trabajo de fuerza con ejercicios como en la Fase 2, un mínimo de 2 veces/semana, en la que podamos mantener la función del tendón y controlar el dolor.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *