Tendinopatía de Aquiles

La tendinopatía Aquilea (TA) es una lesión por sobreuso muy común en deportistas, especialmente en aquellos que practican actividades en las que se requiere correr y saltar.

La TA suele ir acompañada de alteraciones en la estructura y mecánica del tendón, lo que altera su función. Por ese motivo, la evaluación del rango de movimiento de la dorsiflexión del tobillo, la fuerza y resistencia de la musculatura del tríceps sural o la habilidad de salto será muy importante para detectar dichas alteraciones.

Para una adecuada rehabilitación se realizará un plan de tratamiento centrado en la modificación de la actividad y la progresión de carga al tendón para asegurar su completa recuperación y minimizar el riesgo de recaída.

Aunque la recuperación completa de la sintomatología no es indicador de que la función y estructura del tendón está recuperada, el control del dolor en las actividades propuestas nos será un buen marcador para justificar los criterios de progresión.

Nuestro tratamiento está basado en 5 fases:

Manejo de síntomas y reducción de la carga, recuperación de la fuerza de la musculatura implicada, reconstrucción de la función del tendón, vuelta al deporte y mantenimiento (Silbernagel, et al. 2020).

FASES  DE REHABILITACIÓN:

FASE 1: MANEJO SÍNTOMAS Y REDUCCIÓN CARGA (Semana 1-2)

Progresar la carga hasta el 100% del peso corporal con ejercicios realizados de forma lenta y controlada. Iniciar con ejercicios isométricos si el dolor no permite los isotónicos o reduciendo la carga con ejercicios en posición escalonada.

FASE 2: RECUPERACIÓN (Semana 2-5)

La carga en el tendón incrementa con el aumento de velocidad y añadiendo resistencias externas en los ejercicios (una vez es capaz de realizar el programa con el 100% del peso corporal sin dificultad).

FASE 3: RECONSTRUCCIÓN (Semana 3-12)

Continuamos con la progresión de resistencias externas e iniciar el trabajo pliométrico en función de la tolerancia del paciente.

FASE 4: VUELTA AL DEPORTE (Semana 12-24)

Introducimos patrones de movimiento y ejercicios aplicados a las demandas deportivas individualizando en función de las necesidades de cada deportista.

FASE 5: MANTENIMIENTO 

Una vez recuperada la función del tendón es importante la gestión y control de las cargas del deportista, así como saber reconocer de manera precoz la aparición de síntomas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *